LA RADIO EN LEGU - Alto Zaire 
radio en kisangani radio en kinsasa radio procure kisangani

En mi estancia en Kinsasa junto a mi amigo y tambien radioaficionado Alfonso Destar (EA1EEH) tuvimos el honor y el placer de ser recibidos por el embajador de España en Zaire, Exmo. Sr. D. Eduardo Junco Bonet.
El embajador que sabia que eramos radioaficionados y el motivo por el que habiamos viajado a Zaire, nos habló de las dificultades que tenia la embajada para contactar ya no solo con Madrid sino con el numeroso grupo de nacionales, la mayoria misioneros y cooperantes distribuidos por todo el territorio de Zaire, no tenia radio, mejor dicho: Si tenia, pero era un viejo aparato, que dudaba que pudiese funcionar y aun funcionando no tenia antena, recordar que era el año 1988, los telefonos en Kinsasa no tenian linea directa y forzozamente tenian que pasar por operador de centralita, que estaba, cuando estaba, y cuando estaba siempre habia algún "problema técnico", la solución era ir hasta la central pasar por "caja" y el problema quedaba resuelto y asi una y otra vez, pero esto no valia para dentro del pais porque no habia telefonos, la radio era el unico modo de comunicación. Alfonso y yo le dijimos al embajador que para nosotros era un reto poner en funcionamiento la vieja radio y montar con lo que pillaramos una antena de emergencia en la azotea, aceptó encantado nuestro ofrecimiento y nos dio via libre para actuar, empezamos montando una antena dipolo en la azotea, mas o menos calculando la longitud para que resonara en 14607 Mhz la única frecuencia que tenia, controlada por cristal de cuarzo en LSB y USB, no era mucho, pero ero todo lo que teniamos, la frecuencia estaba fuera del rango de aficionados y muchas emisoras venian solamente con las bandas de aficionado operativas, bueno, pero ahora lo primero era comprobar que funcionara ¿pero como? nos faltaba un corresponsal, se nos ocurrió contactar con Julián que estaba en Legu a unos 1500 km de nosotros, por medio de la radio de unas monjas de Kinsasa en la rueda de puestos de misión que se hacia todos los dias en frecuencias locales y a la que todos sintonizaban, hablamos con Julian, afortunadamente su radio ya estaba abierta a todas las frecuencias, gracias a Jose Manuel Gomez (Pepiño)  sus conocimientos  fueron de suma importancia  y ayuda para ir "abriendo" cuantos aparatos encontrara en su paso por misiones. ¿Cometiamos alguna infracción en materia de telecomunicaciones? muy probable, pero que mas daba si todos estaban emitiendo con licencias y frecuencias "chungas" muy pocos salian con indicativos oficiales y en las frecuencias permitidas. Pero si el fin justifica los medios, en este caso, desgraciadamente, quedo muy justificado, en 1996 estalló la guerra en Zaire y gracias al enlace radio que tenian los puestos remotos de mision en la selva, pudiero mantenerse en contacto con la embajada, recibir instrucciones, reagruparse y los que quisieron abondonaron el pais, entre ellos la mujer y dos hijas de Pepiño. Que escribe lo que sigue:

HISTORIA DE LA RADIO EN LEGU

Desde el año 1975 de nuestra llegada a Legu nos dimos cuenta de que las comunicaciones eran muy deficientes, el correo tardaba casi un mes y aunque las misiones tenían una licencia para instalar emisoras en frecuencias fijas autorizadas por el gobierno y solo en horario diurno solo algunas, las más alejadas tenían el aparato.
El sistema de funcionamiento era piramidal: Kinshasa comunicaba con las capitales de provincia (regiones), estas comunicaban con las diócesis y finalmente cada una comunicaba con sus misiones.
Así por ejemplo si queríamos transmitir algo de Legu a Matadi se lo comunicábamos a Wamba, que tomaba nota, Wamba se lo comunicaba a Kisangani y Kisangani a Kinshasa y finalmente Kinshasa, al día siguiente se lo comunicaba a Matadi, todo con transcripciones de los operadores de por medio. Si por encima la noticia era para un paisano había que escribirla y hacérsela llegar.
Los primeros tres años no tuvimos radio ni nos parecía que la necesitáramos; pero en 1978 en una visita a España un amigo de Julián nos regaló una emisora de banda ciudadana, comentándonos que en banda lateral era posible comunicarse con cualquier parte del mundo. La llevamos, la instalamos, con pocas nociones que teníamos de antena y lo único que conseguimos oír era a algún camionero que se comunicaba con su empresa, comercializadora de productos agrícolas.
De todas formas aquello nos metió el gusanillo y al cabo de un año compramos una Phonie, así llamaban a las radios de las misiones controladas por cristal en una frecuencia fija y entramos en la rueda de comunicaciones de las misiones. En 1980 escuchando Radio Exterior recibimos un aviso para Julián de que su madre estaba muy grave, salió al día siguiente y afortunadamente la madre se recuperó. Pero aquello nos animó a buscar un buen sistema de comunicación y Julián volvió con una Yaesu de radioaficionado.
Seguíamos siendo desconocedores de las antenas y escuchábamos muchas emisoras pero no conseguíamos emitir. Claro que utilizábamos la antena calibrada para 7.440 Khz. que era la frecuencia para la que teníamos autorización gubernamental.
En aquella época los bancos ya tenían unas potentes emisoras que conectadas a una especie de telex transmitían por tonos lo que un operador escribía en un teclado y salía en la otra sucursal escrito en papel continuo, también tenían un servicio de voz para que los directores de sucursales pudieran comunicar cosas más urgentes. Con una antena multibanda en V invertida.
En 1983 un grupo de radioaficionados de Ourense hizo una campaña para comprar una antena direccional para Legu fue muy bien acogida y en un mes teníamos la antena. La montamos y calibramos en Ourense y luego la volvimos a desmontar, marcándola, y en dos meses ya estaba en Legu.
A pesar de haberle hecho una caja de madera muy sólida llegaron todas las piezas menos los tornillos de sujeción del rotor, pase de rosca especial americano. Hubo suerte porque en unas camionetas Chevrolet abandonadas en la selva desde 1964 conseguí encontrar unos tornillos de igual pase de rosca.
Instalamos la emisora y por fin pudímos comunicarnos con radioaficionados que conocíamos, Alfonso, Antonio y más tarde también entró en la rueda José María. Ellos luego nos comunicaban con los familiares vía teléfono. Esto fue para nosotros un enorme avance en las comunicaciones después de casi diez años completamente aislados.
Luego comenzamos a contactar con otros radioaficionados en España y también algunos en otras partes del mundo. Con esto comenzaron los problemas y ante la imposibilidad de obtener una licencia en el país un radio aficionado español que ya no usaba la emisora nos dio permiso para utilizar su indicativo como portable en el Congo, 9Q5, porque si no podían denunciarnos los radioaficionados que nos escuchaban.  Con la práctica comenzamos a dedicarle un tiempo a la radio y así llegó a competir un coro de niños en un concurso que tenía Radio Exterior y se llevó un premio que se convirtió en un equipo de futbol. El coro estaba dirigido por Heliodoro y la canción era una adaptación suya con letra en swahili. Tambien en en marzo de 1990 gracias a la radio pudo competir y ganar el primer premio (200.000 pts) en el "X Concurso de Radio de Manos Unidas " emitido por radio Euskadi en el programa de Roge Blasco "Levando anclas" que le entrevisto en directo por medio de la radio de Jose Mª
wav.gif (1052 bytes) La situación era ilegal pero tolerada por las autoridades, que por supuesto nos escuchaban, en un par de ocasiones nos bloquearon con una potente portadora, lo cual nos hizo tener frecuencias alternativas para estos casos.
Sospechamos que eran los asesores israelíes de la seguridad de Mobutu, pero como estábamos muy lejos de la capital nunca se nos presentaron en casa. Entre que no hablábamos directamente de política o seguridad y que estábamos perdidos en medio de la selva no nos incordiaron más, pero algo debieron decir a los servicios de seguridad locales porque comenzaron a venir a preguntar por la Phonie, al principio les enseñábamos la que teníamos autorizada y se iban más o menos convencidos.
Más tarde y porque habíamos cedido la monobanda a Eusebio y Damián que estaban en Bafwasende optamos por hacerle un bloqueo con un interruptor oculto, para, en caso de inspección poder dejarla solo con la frecuencia fija autorizada, se iban refunfuñando, pero no tenían medios para demostrar lo contrario.
También comenzaron a multiplicarse las emisoras entre los empresarios, solicitaron licencias para comunicarse con la central de la empresa en la capital y les concedieron frecuencias fijas como las que tenían las misiones, pero los equipos los suministraba un proveedor de Kenwood en Kinshasa y los bloqueaba en la frecuencia autorizada, eran muy fáciles de desbloquear simplemente reconectando un cable interno y así comenzaron también a comunicarse con sus familiares en Europa a través de Berna Radio quien previa suscripción te comunicaba con cualquier teléfono en Europa, los gastos de la conferencia los pagabas tu por supuesto.
También en España Telefónica instaló Madrid Radio para comunicaciones de barcos en alta mar y por gestiones del ministerio de Asuntos Exteriores nos permitió a los misioneros utilizar gratuitamente sus servicios.
En 1988 cuando fueron Alfonso y José María convencieron al embajador Eduardo Junco para instalar una emisora también en la Embajada de España para comunicarse con los españoles que estábamos desperdigados por todo el país. La situación se iba degradando bastante y la preocupación de la embajada era justificada.
Aunque yo abandoné el Congo antes de la guerra sé que la embajada mantuvo este contacto sobre todo para comunicar las operaciones de evacuación que organizaron varios países europeos. En una de ellas vinieron mi mujer y mis dos hijas que se habían quedado allíy aunque no era todavía una situación de guerra sí que había ya bastantes desordenes provocados por militares incontrolados.
Durante la guerra de Rwanda más de un millón de refugiados se escaparon al Congo y provocaron una situación caótica en algunas regiones y en 1994 comenzó la invasión de Kabila y la desbandada del ejército de Mobutu que provocó más caos y destrucción que la propia invasión. Se llevaban todo lo que podía servirles para desplazarse o vender allí donde fueran.
El resto de la historia ya lo sé de oídas; sé que Julián se llevó la emisora y la antena direccional desmontada a Nduye y que utilizó la emisora pero ya con la situación de guerra entre las diversas facciones no llegó a montar la antena por lo llamativa que era. En sus escritos Julián cuenta como en diversos asaltos del grupo rebelde a la misión la fueron desvalijando hasta que tuvo que abandonarla, temiendo por su vida.


julian radio yaesu legu
Julian con su radio Yaesu en Legu
antena yagi de tres elementos
Antena Yagi de 3 elementos de Leguoperador de radio en kisangani
Radio de la Procure de Kisangani
antena logaritmica aperiodica en kisangani
Antena logaritmica aperiodica de la Procure

Antigua radio de la embajada
radio emisora
Radio en el coche de Paco Ostosmicrotelefono emisora
MIcrotelefono de la radio de Paco
emisora kenwood
Radio  Kenwood, los mas usadosantena dipolo
Las antenas dipolo son las mas usadas  placa solar y bateria
Baterias recargadas  por placas solares para la alimentacion de las radios en la selva  

Ir a EA2AJF